sábado, 22 de julio de 2017

Técnica MACD | Estrategia | Julio 2017

Cierre de la operación

Cerrando ya la operación de compra en el par EURUSD; finalmente constó solo de una orden de 2 micro-lotes, uno de los cuales fue cerrado con algo más de 150 pips, a pocos días de haber colocado la orden, mientras que el segundo micro-lote se ha cerrado con algo más de 470 pips de beneficio.
El saldo final de la operación resultó ser de +$6.15, descontando comisiones  (swap), cuyo costo fue de 0.5 pip/día, casi $0.15 para esta operación.

Técnica MACD, Estrategia de trading, Gestión de la posición
La operación (compra) se cerró el día viernes 21 de julio

La “razón” por la cual cerré esta operación responde, sencillamente, a que tomaré unos días de descanso (en familia) y habré de mantenerme alejado de los mercados (y demás) hasta mediados de agosto. Tengo pensado retomar mis actividades el día 15 de agosto (aproximadamente), de manera que, salvo algún drástico cambio de planes, quizás esté publicando nuevamente en el blog recién después de aquellas fechas.

En la imagen puede observarse que hay un recuadro de color verde, el cual había colocado como una referencia para añadir luego alguna orden adicional, porque consideraba que ese sería un buen precio para hacerlo; pero finalmente esa oportunidad no se dio.

No viene al caso decir qué hubiese hecho si, a estas fechas, la operación se hubiere desenvuelto de manera diferente. Simplemente, hoy he decido cerrar porque el balance de la posición se ubicaba por encima de $6.00, y me ha parecido una buena cifra.

Tengo un par de capturas de esta operación, que tomé durante este mes de julio, en las que oportunamente había marcado un par de referencias en el gráfico de precios y también alguna posible alternativa sobre cuál podría ser el camino a seguir, hablando siempre de todo aquello que concierne ya al proceso de gestión en esta operación, como el momento en que se marcó un nuevo rango de referencia, cuándo se modificó el nivel de stop, etc.; capturas que también añadiré (luego) a esta entrada con su correspondiente explicación, dado que serán de gran ayuda para esclarecer muchos de estos detalles que, según se ve en la imagen anterior, podrían despertar muchas interrogantes debido a que muchos valores y niveles guardan importantes diferencias con respecto a las imágenes que se han publicado anteriormente.

Cordiales saludos.

domingo, 16 de julio de 2017

Análisis técnico vs. Análisis fundamental

Sé que este podría ser un tema muy caro a los sentimientos de algunas personas, ya que suele generar distintas controversias entre quienes prefieren manejarse con uno u otro tipo de análisis; pero no está en mi ánimo el instaurar aquí un debate sobre cuál de ellos es mejor o cuál de ellos habrá de reportarle mayores ventajas a quien lo utilice, simplemente, me limitaré a expresar una opinión que, como tal, indistintamente podrá ser bien acogida o ser desechada rotundamente por el interesado.

Entiendo que, esa dualidad técnico-fundamental que pudiere existir en algún momento, al hablar sobre la verdadera eficacia que posee un procedimiento en concreto, pero visto siempre como una herramienta útil para el trading, no tiene tanto que ver con la naturaleza de la información, que nutre a un tipo y otro de análisis, sino con el propósito que se persigue tomando como base a ese análisis.

Al evaluar un acontecimiento cualquiera, para después formar una opinión al respecto, ya sea que esta esté fundada en postulados de origen técnico o en datos de orden político y/o económico, uno siempre estará ponderando cierto tipo información en detrimento de otra. Considerar la existencia de un nivel técnico (como un soporte o una resistencia), por ejemplo, implica que cualquier patrón o señal de reversión/confirmación que se pudiere observar en cercanías de ese nivel será una consecuencia directa de la importancia que este tiene; se estará entiendo, entonces, que ese nivel es que desencadenó o hizo posibles los acontecimientos que se presentaron después. A consecuencia de esto, nuestra opinión estará condicionada por lo que, pensamos, es el desenlace natural de los hechos a instancias de niveles determinados; pero, a la hora de operar en el mercado, nuestro problema siempre consistirá en elegir cuándo es que uno de estos niveles será capaz (a nuestros ojos) de generar un desenlace semejante al que pretendemos anticipar. La mayor o menor importancia de un nivel sólo será medible por nosotros a partir de sus consecuencias; y a ese tipo de conclusión solo podemos arribar como analistas, no como traders; para comerciar, solo podríamos limitarnos a tomar referencias técnicas para facilitar una estimación de riesgos económicos, tiempos de espera y demás cuestiones que puntualmente conciernen a las finanzas personales.

Lo mismo sucede con el relevamiento de datos micro y macroeconómicos; en el caso de Forex, cifras de desempleo, PBI, tasas de interés, política de comercio interior/exterior, entre otros, pueden ser representativos y también orientativos respecto a la fortaleza o la debilidad que una divisa en particular muestra en la actualidad, su probable  nivel de apreciación o devaluación de cara al futuro, su grado de influencia en el comercio internacional, su impacto directo/indirecto en el valor de otras divisas, etc. Aún cuando estos datos, en conjunto, nos ofrecen una perspectiva que después nos conduce a formar nuestra propia opinión sobre el cómo y el por qué una divisa se cotiza mejor que otra, de poco nos servirán estos cuando deseemos estimar si en verdad el valor actual de una moneda concuerda con los datos que manejamos, si el precio que observamos es justo y es el apropiado en relación con la realidad de un país/región o, dado el caso, si la publicación de un tipo concreto de dato (como tasa de interés o cifras de desempleo) en principio tendría mayor impacto que otro en la cotización de esa divisa.
Para comerciar en base a este tipo de análisis, debería emplearse a este como una referencia, mas no como un medio para saber si el precio de un par de divisas habrá de subir o bajar en el futuro inmediato. Como trader solo nos es posible fijar parámetros para así considerar cuándo una moneda podría ser potencialmente más fuerte que otra, con el único propósito de estimar mejor cuál sería el rango de precios que uno entiende como justo, barato o caro y en qué medida la situación actual de una divisa podría cambiar frente a una publicación o frente a una seria de anuncios político-económicos; todo esto, al igual que en el caso anterior, con el solo objetivo de estimar cuál sería el riesgo económico y el tiempo prudencial de espera para nuestra operativa.

La razón para escoger un tipo de análisis en lugar de otro no debería depender del nivel potencial de eficacia que ellos poseen; pues estamos hablando de simples opiniones que, como tales, habrán de variar no solo por la naturaleza de sus datos sino también por la propia perspectiva de quien los ponga en práctica. Dos analistas de datos fundamentales no llegarán a la misma conclusión, aún si ambos trabajasen exactamente con los mismos datos; en algún punto, dado a su propia personalidad, ponderarán de manera distinta un grupo particular de estos datos o alguna característica concreta que cada uno de ellos considere como más relevante. Dos analistas técnicos, del mismo modo, arribarían a conclusiones distintas aún empleando los mismos postulados y trabajando en base a datos idénticos; el criterio empleado para asignar mayor importancia a un evento o a un aspecto concreto de la información con la cual se trabaja siempre será distinto en al menos un punto, lo cual llevará a conclusiones diferentes.

Sencillamente se elige el camino que uno mismo considera como el más apropiado, no por ser el mejor, sino por ser el que mejor le sienta a cada uno.

Seguir y respetar a rajatabla un procedimiento o simplemente utilizarlo como una referencia para comerciar, depende igualmente de cada uno; pero también es cierto que esta decisión en particular debe de tomarse como comerciante y no como analista. Si mi capacidad para el manejo de distintos “procedimientos técnicos de manual” o mi domino sobre todo aquellos que concierne a “la actualidad  político-económica” no se ve reflejado en el balance de mi cuenta de trading, lo más probable es que pudiere yo ser un buen analista, pero no un trader.

Combinar análisis técnico con análisis fundamental, elegir solo procedimientos técnicos, optar por el camino de los datos fundamentales o, incluso, quedarse con la idea de que no se necesita ninguno de ellos y que también se puede comerciar como si el mercado ofreciese siempre resultados aleatorios, mientras ello reporte dinero, dará igual por cuál uno escoja al final o en qué medida uno elija utilizarlos.

Si me preguntan ahora por uno u otro, diría entonces: “con este gano, pero, de esta manera”.


Cordial saludo.